Inicio / Libros / Húngaros en buenos libros

Húngaros en buenos libros

Hungría ha producido muchos grandes escritores. Sin embargo, la fama literaria del país no se basa sólo en días pasados. Las obras contemporáneas también están recibiendo atención internacional, como lo demuestra la reciente Feria del Libro de Frankfurt. El Budapest Times habló del evento con el Dr. Dezső Szabó, Director de Relaciones Internacionales del Instituto Balassi, cuyo objetivo es hacer que la cultura y el idioma húngaros sean más populares en el extranjero.

¿Quién representó a Hungría en la Feria del Libro de Frankfurt, la mayor feria comercial de libros del mundo, este año?

Las obras húngaras fueron presentadas en dos lugares por no menos de tres autores: György Dragomán, Noémi Kiss y Krisztina Tóth. Katharina Raabe, editora de la editorial Suhrkamp, y Dragomán hablaron sobre su último trabajo, “Bonfire”, en el Open Stage Forum. También leyeron extractos de la traducción de Torsten Hoffman. Kiss presentó su trabajo “Shabby Jewellery Box” en el mismo lugar y respondió a las preguntas del escritor Lerke von Saalfeld. Más tarde, Tóth fue interrogada sobre su obra “Acuario” de von Saalfeld en la Carpa de Lectura, o más precisamente en la maravillosa carpa del castillo. La actriz Sofie Alice Miller leyó algunos extractos del libro. Sin embargo, fue la obra de Péter Gárdos “Fiebre matutina”, publicada por Hoffman y la editorial Campe, la que despertó más curiosidad entre las publicaciones húngaras en Frankfurt este año. El autor fue interrogado sobre su novela en varias ocasiones y en múltiples escenarios, entre otros por la emisora ARD y el periódico Die Welt. El libro de Gárdos “Sofá Azul” también se convirtió en el favorito del público. En el stand húngaro se presentaron las obras húngaras recién publicadas en traducción alemana, además de los libros expuestos en lengua húngara, la mayoría de los cuales fueron publicados por las empresas Suhrkamp, Europa, Nischen y Rowohlt.

¿Cómo fueron seleccionados los representantes húngaros?

El programa de autores y libros que representaban a Hungría fue seleccionado principalmente en base a las novedades que pudimos presentar al público (profesional) alemán. Habría sido una tontería presentar autores maravillosos y sus obras que no han sido traducidas al alemán. Sin embargo, finalmente la decisión fue tomada por los jueces generales de la Junta Consultiva de la Editorial Hungría.

¿Cómo se preparó el Instituto Balassi para la feria?

En 2013 y 2014 la Alianza de Editores Húngaros (MKKE) y el Programa de Publicaciones de Hungría del Instituto Balassi no pudieron representarse juntos en un stand compartido en Frankfurt. Por lo tanto, el Programa de Publicaciones de Hungría dio la bienvenida a sus visitantes y al público profesional en su propio stand en la feria. Sin embargo, esto sólo profundizó las diferencias dentro de la industria. En 2015 las organizaciones se sentaron a negociar de nuevo. Se creó un nuevo acuerdo de colaboración que acordaba específicamente la representación conjunta en la Feria del Libro de Frankfurt. Este año, MKKE, las editoriales presentes, el Instituto Balassi y el Centro Cultural Húngaro de Stuttgart representaron conjuntamente a Hungría y su literatura. Fue fantástico, la colaboración se desarrolló sin problemas desde el principio y la cooperación significó una sinergia optimista para todos nosotros, de la que todos estábamos muy satisfechos.

¿Qué tipo de comentarios recibió de los visitantes?

Realmente positiva. Sobre todo la versátil oferta húngara, entre la que había muchas nuevas traducciones de obras ya publicadas, fue elogiada. Los coloridos libros de arte, turísticos y gastronómicos también fueron muy esperados. Hay que destacar que especialmente “Bonfire” de Dragomán y “Morning Fever” de Gárdos tuvieron éxito, y esto dirigió la atención hacia la literatura húngara. Por ello les estamos muy agradecidos. Gracias al artículo de Daniel Kehlman en la edición especial sobre literatura de la publicación “Spiegel”, se atrajo a nuestro stand a visitantes que quizás nunca antes habían conocido nada sobre la literatura húngara. Según Kehlman, cuando se buscan superpotencias en el campo de la literatura, no hay que dirigirse a los EE.UU., Inglaterra o Francia, sino a Hungría, ya que ningún otro país de este tipo podría producir tan grandes poetas y excelentes autores con tan pocos ciudadanos. No podríamos haber recibido una mejor publicidad aunque la hubiéramos pedido por adelantado.

Esta pregunta no se refiere directamente a la feria del libro, pero puede ser interesante para nuestros lectores: ¿qué tan difícil es, o más bien cómo se encuentran buenos traductores para las obras húngaras?

Esta es una pregunta realmente difícil. A veces encontrar un buen traductor es sólo una pura coincidencia. Por supuesto, los editores están haciendo mucho trabajo sobre este tema. El Instituto Balassi ha intentado durante años con su formación de traductores de literatura formar a tantos y tan buenos traductores como sea posible. Desafortunadamente, en los últimos años cada vez menos estudiantes han solicitado los idiomas clásicos europeos, incluyendo el alemán. Lo más probable es que las razones de esto sean financieras. Por esta razón nos gustaría promover mejor la educación de los traductores en nuestro Programa de Publicaciones de Hungría, esperando atraer a más posibles solicitantes para este maravilloso trabajo. Hasta entonces intentamos prepararnos para poder apoyar a los traductores verdaderamente excelentes con becas. Heike Flemming, por ejemplo, ganó varios premios y también terminó sus estudios con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *